viernes, 3 de junio de 2011



Leí una nota en el blog de AleMamá y recordé una anécdota que le ocurrió a Edgar cuando vivía en Italia.

En esas calles angostas, llenas de autos estacionados la mayoría y el resto circulando, peatones y turistas nunca muy cumplidos en países ajenos, todo el mundo en su quehacer y el corre-corre habitual pasa una stationwagon llena de monjas a mayor velocidad de la esperada y dobla contra el tránsito, a la izquierda.  Un italiano con mucha gracia y después de dar un salto para no ser atropellado les grita: 
_Hermana, recuerde, el clero por la derecha.

Otras cosas para leer en este blog

Blog Widget by LinkWithin